La meta de ser Cinturón Negro. Donde todo empieza

Llegar a cinturón negro es llegar al punto de partida del camino esencial de las artes marciales. Hasta ese punto, todo el camino ya recorrido ha sido simplemente una preparación de tu cuerpo y de tu mente. El verdadero camino comienza ahora.
¿Estas preparado/a?



Este 22 de Diciembre, cuatro candidatos de los Centros Do Yang Sal realizaron, durante tres horas, las pruebas reglamentarias para obtener el cinturón negro de Taekwondo DYS.

El examen consta de dos partes: un test físico muy exigente y un examen técnico. 

Tres de los candidatos deberán preparar su repesca para intentar conseguir el aprobado en unos meses. Esta vez no puedo ser.

Kim, alumna nuestra desde hace 8 años, superó con éxito cada uno de los apartados solicitados por el tribunal.

«Llegar a Cinturón Negro solo indica el comienzo del verdadero camino de las artes marciales. Un camino que solo unos pocos están preparados para recorrer.»

Los exámenes de Cinturón Negro son muy estrictos en Do Yang Sal, no solo basta con entrenar durante 8 o 9 años regularmente. Se necesita una preparación específica previa de medio año o más. Solo de esta manera el alumnado puede conseguir el nivel requerido y hacer que crezca como artista marcial completo.

¿Pero que hace que un examen sea complicado después de tantos años de entrenamiento?

La mayor parte de los entrenamientos en artes marciales se basan en repetir y repetir aquellos ejercicios que ya conoces , y en aprender e interiorizar otros de nuevos. Hasta aquí, la mayoría de estudiantes, con un entrenamiento constante, adquieren las habilidades necesarias para superar con éxito los exámenes previos al cinturón negro.

«En cada examen, los alumnos demuestran su habilidades y las destrezas adquiridas en los varios meses de entrenamiento.»

Un verdadero examen de cinturón negro va mucho más allá.

En primer lugar, no basta con realizar correctamente los movimientos memorizados. El alumno debe demostrar un alto nivel de distintas cualidades físicas como, la potencia, la velocidad, la fuerza, la resistencia, etc.

El plano mental juega un papel muy importante en este reto. Controlar el estrés, mantener la concentración, focalizarse en lo importante y formular estrategias durante un largo periodo de tiempo, no es algo que todo el mundo puede realizar. Es aquí donde la mayoría de practicantes fallan.

La preparación mental y física durante los 6 meses previos al examen es algo a tener muy en cuenta, si lo que queremos es aprobar con éxito.
Esta preparación debe ser muy específica, y enfocarse en todos aquellos «puntos flojos» que sabemos que tenemos. Además, durante el último mes nos centraremos en realizar varios «exámenes de control». Estos son aquellos que simularán un examen real y que nos servirán para detenernos y ser conscientes de lo que debemos mejorar.

«Nuestro maestro nos ayudará a conseguir la meta deseada. La confianza en él debe ser total. Sabemos que quiere sacar lo mejor de nosotros mismos.»

¿Qué hace que podamos superarnos y alcanzar nuestras metas?

Sin duda, LA ACTITUD.

La actitud es lo que realmente marca la diferencia entre lo bueno y lo excelente. Las habilidades y conocimientos que vayamos adquiriendo en nuestros entrenamientos reforzarán cada paso que demos hacia el éxito; Pero solo la Actitud nos dará la energía y la valentía para seguir adelante, no rendirse y finalmente conseguirlo.

«Que llegues a ser cinturón negro es cuestión de ACTITUD.»

La actitud podemos entrenarla.
Debemos hablarnos constantemente a nosotros mismos y darnos ese empujón que muchas veces necesitamos en nuestros entrenamientos o en nuestro día a día.
La mente necesita de esos estímulos y no debemos esperar a que alguien lo haga por nosotros.

Si buscamos ese «poder» y confiamos en que nuestra actitud realmente marca la diferencia, la batalla ya esta ganada. No habrá nada que no podamos superar.

¡Enhorabuena Kim por haber demostrado la actitud de un verdadero Cinturón Negro!






Deja un comentario